Marco Cuevas coordinador del Programa

Marco Cuevas, Coordinador General del programa “Aquí, Presente”: “Uno de nuestros desafíos es promover la inclusión y la diversidad en la escuela pública”.

La segunda etapa del programa, ratificada por el CORE Metropolitano, significa un gran espaldarazo a lo realizado el 2015, en los 53 establecimientos del programa que pretende disminuir la deserción escolar y fomentar el buen trato en los establecimientos educacionales de la Región Metropolitana.

Marco está contento. Este 2016 es el momento de consolidar el tremendo aporte al Fortalecimiento de la Educación Pública que realiza el programa “Aquí, Presente”. No se trata sólo de reforzar los excelentes resultados obtenidos (en su implementación el 2015, logró un aumento de la asistencia a clases en un 64,6% de los casi 7 mil casos atendidos entre mayo y diciembre, y consiguió que el 90% de los establecimientos mejore o actualice sus manuales de convivencia escolar); sino de “establecer un modelo de trabajo que signifique un aprendizaje institucional y que ojala aquello sea algo que esté presente a la hora de tomar decisiones”.

¿Cuál es el foco de trabajo del programa “Aquí, Presente” este 2016?

Este año estará el foco en que el conjunto de los profesionales, dígase duplas y equipos coordinadores, aportemos en la mejora de la convivencia generando espacio de participación al interior de la comunidades escolares, contribuyendo a la elaboración y/o modificación de los Manuales de Convivencia; abriendo espacios para que el mundo adulto comprenda las dinámicas propias del mundo infanto juvenil. Eso no significa quitarle atención y trabajo al ausentismo escolar, sino que regularizar el trabajo de las escuelas en relación a este tema, contribuir a generar protocolos de intervención que mejoren la asistencia, y potenciar redes de apoyo que ayuden a la intervención en casos que así lo ameriten. En este nuevo período es el escenario ideal para ahondar en la convivencia escolar, que se trabajó en 2015, pero a la que le faltó tiempo de maduración pues el paro de profesores paso la cuenta en ella.

¿Cómo resumirías los principales desafíos que vienen?

Los principales desafíos son un conjunto de factores, entre ellos, consolidar un modelo de trabajo donde el dispositivo Dupla contribuya al quehacer escolar desde un enfoque pedagógico; otro punto importante, es trasladar la experiencia de los profesionales, desde el ámbito personal a uno institucional, para ello la sistematización y evaluación del programa es clave; por último, la necesidad, a partir de la experiencia, de volver a mirar a la escuela desde su propia realidad y no como nosotros suponemos que es, desde ahí creo que podemos levantar iniciativas que sean pertinentes a los desafíos que se nos presentan.

Para finalizar, además, nos cuenta que también este año buscan que “los equipos psicosociales devengan conceptualmente en duplas socioeducativas, desalojando la impronta médica y clínica y con ello subordinar el enfoque a lo pedagógico. Eso es una necesidad para nuestro avance”.